Educación actual, esclavitud moderna

Crecí sin entender las promesas de seguridad y futuro que nos enseñaba la educación actual. Todo se basada en entregar tiempo a cambio de una ridícula cantidad de dinero.

Sin educación emocional, sin inteligencia financiera, sin conocimiento espiritual, sin emprendimiento… un sistema perfecto para crear mano de obra barata que obedezca órdenes a cambio de dinero, seguridad y 20 días libres al año.

No entendía cómo esta mentalidad y forma moderna de “esclavitud” era aceptada por todos.

Estamos condicionados por una sociedad que se resume en: ir a la universidad, conseguir un sueldo para toda la vida y jubilarse para poder disfrutar.

Gracias, pero no quiero dar tracción a esta rueda sin sentido. Tenía claro que no quería pertenecer a esta doctrina.

Muchas veces luché por encajar en el sistema de “Matrix” en que vivimos, sin entender por qué tenía pensamientos y maneras de entender las situaciones distintas al resto.

No encajaba en las empresas donde trabajaba. Mi alma no vibraba ni encontraba motivación alguna en estar cumpliendo horarios improductivos, en vez de elegirme a mí mismo y construir la vida que realmente quería.

Dicen que el cuerpo somatiza las situaciones negativas y así fue. Me avisaba en forma de ansiedad y estrés de que no era mi lugar. Y cuando avisa chilla fuerte. Es capaz de desconectarse para que tomes consciencia.

Hay una frase de Bukowski que me encanta: “A los esclavos nunca se les paga tanto como para que se liberen, sino apenas lo necesario para que sobrevivan y regresen a trabajar”.

Hoy, al fin puedo decir que la clave está en encontrar el sentido y propósito de tu vida. En conocer tus talentos y ponerlos al servicio de la gente. Que el destino se define por decisiones. Que tenemos el poder de crear nuestra propia historia. Que existe un camino alejado de la multitud y la “fábrica” moderna. Que al final, lo que cuenta es llenar el alma, y no la cartera.

Se puede navegar al margen de la vida que nos venden. Sólo hay que ir a por ella, hacerla increíble y no esperar a que la vida venga a mostrarte lo increíble que puede ser.

¿Te vienes?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies